El Movimiento Circular y el Espíritu de la Armonía 

Masatake Fujita Shihan

 

El propósito del Aikido es crear armonía – armonía del cuerpo y el espíritu, armonía entre su compañero y usted, y armonía con los movimientos del Universo (Naturaleza). Un arte marcial que tiene como propósito la salud del cuerpo y la paz del espíritu, evitar el conflicto con los demás y evitar el deterioro de la Naturaleza, abstenerse del uso de la fuerza para satisfacer los deseos personales, el aspirar a unificarse con el Universo, eso es el Aikido. El choque de poder contra poder, esto es lo que llamamos pelear, lo que conocemos como conflicto. El Aikido no es choque de poder contra poder, es la unión de poder con poder para llegar a la resolución del conflicto. La transformación del poder permite el nacimiento de la técnica de Aikido.

El Aikido mantiene siempre este ideal, sin importar la situación que pudiera presentarse. En realidad todas las artes marciales comparten este ideal.

El Aikido está compuesto de movimiento circular. Este movimiento es la manera de la no- confrontación.

El Aikido transforma la fuerza y la hace circular. Para eliminar la necesidad de lastimar o matar a la otra persona, este movimiento circular es necesario.

El Aikido no es solo una simple arte marcial. Es una Vía, una representación de la cultura y tradición japonesas. Sirve como una introducción del espíritu Japonés por todo el mundo. El principio del espíritu Japonés, el verdadero corazón Japonés, es la Armonía.

La manera del espíritu Japonés no es la competencia. El país de Japón también es conocido como “Yamato” esto puede ser interpretado como “Gran armonía”. Este es el corazón de Japón.

No importa el país de origen o la época, uno debe de seguir esta vía. Dejemos entonces, que aquellos que poseen el Espíritu del Japón, trabajen por el objetivo de lograr la correcta práctica del Aikido