Confederación Sudamericana del Arte de Aikido

Principios Básicos por Shihan Reishin Kawai - Cinturón Negro 8vo DAN

En los tiempos actuales y ante tantas adversidades, sentimos cada vez más la necesidad de encontrar elementos para nuestro perfeccionamiento físico y principalmente espiritual a través de la fusión cuerpo y mente. El Aikido tiene como principio básico no vencer al oponente sino a uno mismo. Nuestro gran maestro, Morihei Ueshiba tradujo el Aikido en una palabra "Wagatsu" que significa la observación de si mismo.

La palabra Aikido en su esencia significa:

Ai - Armonía con el universo
Ki - Energía vital
Do - Camino del perfeccionamiento humano

A partir del momento en el que entendemos la relación que tenemos con el universo, nos volvemos más seguros y confiados, motivo por el cual el Aikido es muy utilizado como defensa personal. Según el gran maestro Morihei Ueshiba decía que entre 200 o 300 personas que practican el Aikido solamente una entenderá el sentido del uso de la energía y no la fuerza.
La práctica del Aikido se realiza de forma progresiva obedeciendo las limitaciones de cada practicante considerando la edad, las condiciones físicas y motoras. Es importante que no sintamos miedo, y para eso el Aikido nos proporciona tal condición de confianza. El Aikido es el arte de la vida del cual su objetivo es no matar ni dañar a ninguna persona. Actualmente que vivimos en una época en la que predomina el stress el Aikido se propone armonizar e integrar el cuerpo y el alma que se conoce por la palabra "Rei-Niku-Itai" que literalmente significa ser feliz y tener salud del cuerpo. Practicando Aikido vamos acumulando mucha energía consecuentemente adquirimos confianza y el respeto hacia nuestros semejantes. Además nos volvemos personas alegres y saludables contagiando a todos aquellos que se encuentran a nuestro alrededor. Algunos pensamientos y actitudes son importantes para nuestra vida diaria, entre ellos esta la actitud de autocrítica, pues a través de nuestros pensamientos y actos criticamos el universo y lo que nos rodea. Una actitud muy importante es de no criticar, ni hablar mal de nuestro prójimo. Una critica maléfica esconde la verdad de nuestro propio ser, esto es como un viejo dicho "perro que ladra no muerde" cuando hablamos mal de alguien nos despreciamos a nosotros mismos y hacemos que universo no nos favorezca. En este año de 2003 cumpliremos 40 años de Aikido en Brasil, cuyo arte tuvimos la felicidad de introducir en este país en 1963 con la fundación de la asociación central de Aikido, introducción realizada con la debida autorización de nuestro gran maestro Morihei Ueshiba.
Hoy con mucho orgullo estamos asociados a la Confederación Sudamericana del Arte de Aikido que cuenta con 93 academias afiliadas por Brasil y Sudamérica.

Shihan Reishin Kawai 8vo DAN Aikido otorgado por la Fundación Aikikai del Japón.

Confederación Sudamericana de Aikido.
Asociación central de Aikido.
Sao Paulo - Brasil.