"Ideas e Ideales de un verdadero Maestro"

Entrevista a Kawai Sensei por Yassussi Nagao 4to DAN

En la actualidad existen varios y diversos grupos de Aikido en Brasil y raro son los instructores que no hayan sido alumnos directos o alumnos de sus alumnos.

Y.N- ¿Cuál es su definición del Aikido?

R.K- El Aikido es el Budo que su objetivo es vencerse a si mismo y no a otros. Esta es una síntesis de una profunda filosofía desenvuelta por el fundador y gran maestro Morihei Ueshiba, denominado Wagatsu.
Aikido por tanto es algo parecido a Budo. Puede ser visto como una forma de vida en la cual las personas empiezan a vivir en armonía con la naturaleza, aceptando y respetando las diferencias que existen entre las personas sin imponer principios e ideas a través de la fuerza. Si por ejemplo un oponente nos ataca con un palo, dejamos al palo seguir su dirección. Si alguien nos ofende debemos dejar que lo haga. Es como vivir en Kyuzenkai (principio contenido en las oraciones del Budismo). En el Aikido existe también un principio que considero muy importante: el respeto y gratitud que los niños deben tener por su país o que un alumno debe tener por su maestro. En japonés llamamos ese principio "Giri Ninjo" en Aikido cuando algún alumno se olvida de esta practica, realizan el Uraguiri y se tornan profesores en otras áreas digamos que divulgan el legado mas no el Aikido, ya que este no es solamente técnicas.

Y.N- En la parte de los entrenamientos llamados Jijuwaza usted lanza 30, 50 personas durante 40 minutos o más, sin demostrar ninguna alteración en la respiración ni de cansancio. Las personas son lanzadas sin ningún esfuerzo aparente. Cómo es eso posible?

R.K- El ser humano, al colocarse en una actitud de mucha fuerza física, aparenta ser fuerte, pero en la realidad no lo es sino lo contrario, hace falta la concentración Zen ya que con la mente limpia y serena se encuentra un estado de mucha fuerza espiritual. Es de esta forma que en el Jijuwaza paso una hora o más lanzando personas y permaneciendo tranquilo sin estar cansado. Eso no es difícil y como entrenamiento todos podemos hacerlo.

Y.N- ¿Qué es el Ki del que tanto se habla en Aikido?

R.K- Realmente es muy difícil de definir el ki en cualquier idioma. Pero en la lengua japonesa, tenemos muchas palabras cuya esencia está en la sílaba ki, la misma que se usa en la palabra Aikido. Por ejemplo estas son algunas de las palabras Kuuki (aire), Denki (luz), Denki (tiempo), Seiki (energía vital), Yuuki (energía emocional), Kibun (astral), Kishitsu (naturaleza del ser) y Kimoti (sentimiento) entre muchas otras. El ki del Aikido tiene un sentido más amplio de los ki que he mencionado. Tal vez la traducción más cercana a la palabra ki es en español "energía". La idea de utilizar el ki es como una imaginación de una fuerza que no es muscular.

Y.N- El Aikido tiene como una de sus bases las técnicas del Daito Ryu Aikijujutsu. ¿Cuál es la diferencia entre estas dos artes?

R.K- El maestro Takeda Sookaku, de quien el gran maestro Ueshiba fue discípulo, y le enseñó el Daito Ryu Aikijujutsu, cuya esencia era la de "vencer al adversario", y al cual el fundador del Aikido enseñó que la esencia del Budo debería de ser "vencerse a si mismo". Esa diferencia fundamental de la visión hace como que caminasen en direcciones completamente opuestas y el fruto de las técnicas aprendidas y una base como filosofía dan origen a una nueva arte llamada Aikido. Es por eso que insisto: el Aikido no es el saber solamente la técnica- ya que esta puede ser fácilmente adquirida. Lo importante es que se una a la filosofía.

Y.N- El Aikido puede ser visto como un arte marcial, una filosofía, una terapia o como deporte. ¿Cuál es el sentido que usted le atribuye como el principal camino?

R.K- Cada vez que profundizo en los estudios y las practicas de Aikido, más me convenzo de la filosofía desarrollada por el gran maestro Ueshiba. Varias son la razones pero en mi caso específico, por yo haber nacido y sido criado durante la guerra , además de los problemas de salud que tuve, sentí en mi propia piel lo que es ser vencido y no poder recuperarse. Entiendo que debemos hacer que nuestros hijos, y las personas en general, sean individuos con personalidades fuertes, que no se dejen someter, que no se sometan a todo y que puedan vivir bien y ser felices. Yo aseguro que el Aikido puede ayudar a las personas en ese sentido.

Y.N- Aparte de ser maestro de Aikido, usted también es maestro en la medicina oriental y vive de la practica de la acupuntura. ¿Cómo fue su aprendizaje?

R.K- Como dije anteriormente, yo tuve problemas de salud durante la guerra. Una accidente en mis piernas fue considerado como una enfermedad irreversible por los médicos de la época. Fue gracias a la acupuntura que volví a caminar y así me convertí en alumno del maestro que me devolvió las condiciones de poder caminar. Tuve la oportunidad de aprender el arte de la acupuntura y entiendo que debo de ayudar a las personas que necesiten una ayuda, así como yo la necesité.

Y.N- ¿En que sentido el Aikido puede considerarse una terapia?

R.K- En muchos sentidos. Solo con el hecho de que alguien pueda volver a tener auto confianza, sentirse libre, en parte por el stress o la ansiedad. Físicamente al hacer los Ukemis se está moviendo toda la columna vertebral, la cual mejora el funcionamiento de los órganos internos. Lo mismo pasa con la manipulación de las articulaciones (rodillas, muñecas, cuello, hombros). Sin duda el Aikido es una buena terapia.

Y.N- ¿De qué manera podría recomendar el Aikido para los niños? ¿Cuál es el sentido que se debe seguir en el entrenamiento con los niños?

R.K- En primer lugar los niños tiene una capacidad mucho menor que los adultos para repetir determinados ejercicios durante varias horas. Las clases para los niños deben ser más dinámicas y atractivas. A parte de la enseñanza de las técnicas y juegos, se les debe orientar en la formación individual, enseñarles a desarrollar la capacidad de concentración, respetar a los compañeros, profesores, y a su país. Creo que eso hará a los niños personas seguras y equilibradas. A hacerse personas honestas y con personalidad propia, eso les servirá de ayuda para estar libre de introducirse con drogas. Solo eso ya habrá valido la pena.

Y.N- Hemos observado en varios videos de los maestros que mandan del Hombu Dojo, que las técnicas son aplicadas con "suavidad". Lo mismo que sus técnicas se viene suavizando. Esta es una tendencia de ahora en adelante?

R.K- La no aplicación de la fuerza en las técnicas es una cuestión complicada y compleja. El Aikido tiene un principio que dice que las técnicas no se aprenden o utilizan para destruir. Esto significa que jamás apliquemos las técnicas con el propósito de hacer daño, mucho menos a los compañeros. Por lo tanto nunca hacemos las técnicas de jijuwaza de una manera agresiva ni inconsciente. De cualquier modo debemos evitar las brutalidades, porque es falta de respeto por el compañero que esta recibiendo la aplicación. En general la tendencia del Hombu Dojo es de aplicar las técnicas de manera suave. Esto no excluye los entrenamientos específicos, hechos de manera vigorosa mas no brutal. Se trata también de una manera de madurez de los practicantes. Asimismo las técnicas del fundador han sufrido cambios durante varias épocas de su vida esto no quiere decir que hayan perdido el respeto y el vigor. Cuanto mas joven es el practicante mas vigorosa es la técnica.

Y.N- ¿Significa que en los tiempos antiguos, las técnicas eran aplicadas con mas vigor que en la actualidad? ¿Existe alguna razón concreta para esas alteraciones?

R.K- En la época en que el Aikido surgió, la regla del Budo que era "Cuanto mas fuerte mejor". Igual aquí, cuando inicié la práctica del Aikido, recibía desafíos de las personas que practicaban otras artes marciales y tenía que estar preparado. Hoy, como el Aikido se ha consolidado en su debido contexto, no hemos tenido ese tipo de problemas y por tanto, las orientaciones son otras. Podría decirse que hoy el mundo acepta como valido aquello que separó al Aikido del Daito Ryu Aikijujutsu.