Reglas del Dojo

Por Mitsugi Saotome

  • Un Dojo de aikido no es un gimnasio. Es el lugar donde se imparte las enseñanzas del maestro Morihei Ueshiba. No es un lugar para manifestar las grandezas del ego individual sino para purificar y educar el cuerpo y el alma. Una actitud de respeto, sinceridad y modestia son esenciales para el proceso de aprendizaje.
  • El Dojo es el lugar destinado para recibir la enseñanza del fundador del aikido.
  • Cada alumno debe contribuir a la creación de una atmósfera positiva, de armonía y respeto.
  • La limpieza constituye un acto de gratitud y respeto. Cada practicante debe participar en la limpieza del dojo así como dedicarse a la purificación de su corazón y su mente.
  • El Dojo no debe utilizarse sin la autorización directa del maestro para otros fines que no sean las clases previstas.
  • Queda a discreción del sensei la aceptación de alumnos en su dojo. La cuota mensual garantiza a los alumnos un lugar para practicar y no es mas que uno de los medios para demostrar su gratitud por las enseñanzas que reciben. Las cuotas deberán ser satisfechas puntualmente.
  • Respetar al Fundador, al Sensei y respetarse mutuamente tanto como a los instrumentos de trabajo.