Reglas del practicante

Por Mitsugi Saotome

  • Es por principio necesario respetar la enseñanza, la filosofía del fundador y la manera en que el sensei la transmite.
  • Cada practicante debe comprometerse moralmente a no utilizar jamás una técnica de Aikido para hacer daño a otros o para satisfacer su ego. El Aikido no es una técnica de destrucción sino de creación. Es una herramienta que conduce al desarrollo de una sociedad mejor a través del desarrollo del carácter del individuo.
  • Está prohibido resolver conflictos personales sobre el tatami.
  • Están en el Aikido para trascender y purificar sus reacciones agresivas.
  • No debe haber espíritu de competencia sobre el tatami. El objetivo del Aikido no es pelear y derrotar al enemigo sino pelear y derrotar a los propios instintos agresivos. La fuerza del aikido no reside en la potencia muscular sino en la flexibilidad, la comunicación, el control de uno mismo y la modestia.
  • Cada alumno tiene distintas capacidades físicas es por lo tanto responsabilidad de cada uno no ocasionar daño alguno al compañero.
  • Aceptar los consejos del sensei y tratar de aplicarlos con sinceridad.