Programa de Aikido para personas de la Tercera Edad

EL Comienzo de la Práctica del Aikido en la Tercera Edad.

Enseñar un arte marcial, y en especial el Aikido, en la tercera edad, es todo un reto. Las personas que han pasado los sesenta años de edad suelen sentirse cansadas y desplazadas, dudan que pueda haber un espacio de aprendizaje para ellas y muchas han renunciado a sentirse útiles y necesarias para el bienestar de la sociedad.
Cuando se inició el programa de Aikido para la tercera edad pudimos ofrecer la esperanza de un cambio en las vida de un número sorprendente de hombres y mujeres que encontraron, en este arte marcial, la fuente de la longevidad.
Como es sabido, en el Aikido no se requiere del uso de la fuerza física y, por eso, se puede comenzar a practicar a partir de los sesenta años (hasta cualquier edad) con total seguridad ya que solo se necesita alcanzar la armonía del cuerpo con la naturaleza en base a movimientos suaves que no exigen esfuerzo alguno. Como beneficio, esta disciplina afianza el respeto hacia los demás y hacia nosotros mismos, nos ayuda a mantener en salud el cuerpo, la mente y el espíritu.
El Aikido es una técnica de autodefensa, autodominio y coordinación física y mental que desarrolla la intuición, la seguridad, la sensibilidad, el respeto, la agilidad, el equilibrio y la conservación de la salud.
Los ejercicios que se aplican ayudan a mejorar el funcionamiento de los diferentes sistemas del cuerpo humano y sobre todo del sistema energético encargado de conducir y renovar la energía de cada órgano del cuerpo. De esta manera, el Aikido proporciona, a quienes lo practican, el buen estado físico y el equilibrio emocional.

GALERÍA

001_small.gif (8242 bytes)  

 
         

VIDEOS

JIJUWAZA Tercera Edad
JIJUWAZA
Tercera Edad
JIJUWAZA Tercera Edad
JIJUWAZA
Tercera Edad